4 datos sobre el purple-washing que debe saber | Efecto Boomerang

Estamos conscientes que muchas empresas harán lo imposible para vender más o para llegar a más personas, todo es un negocio hasta las causas sociales. Estas mismas empresas están conscientes que la población quiere compañías a las que se puedan relacionar o que compartan su pensar social y político. Y la unión de estos factores dio origen al purple-washing.


¿Qué es purple-washing?


En palabras de Diario.es, purple-washing es acordarse del feminismo cuando interesa. Sin embargo, para entrar más en detalle, purple-washing o lavado lila es la acción de las empresas (personas, países y demás) de parecer solidarias con un movimiento con el único fin de vender más un producto, aunque el mismo producto o las acciones de la compañía perpetúen los mismos problemas a los que se enfrentan.


Por ejemplo, poner un lazo rosa mostrando su apoyo a la lucha contra el cáncer de mama pero igual usando químicos que provocan este cáncer.


¿Por qué purple?


El morado o púrpura es el color al que se relaciona el movimiento social de equidad de género llamado: feminismo. Por lo que el purple-washing es el lavado de imagen para parecer feminista o estar en pro al cambio social.


¿Femvertising vs purple-washing?


Claramente el purple-washing tiene un impacto negativo en el movimiento feminista puesto que enreda el propósito real al unirse con el simple fin de ganar algo y no dar nada a cambio.


Cientos de estudios han demostrado que las mujeres no se sienten identificadas con las campañas publicitarias. (Puede visitar nuestra cuenta de Instagram para conocer varios datos al respecto). Por esta desconexión entre la población femenina y la publicidad dio vida al Femvertising”. Esta es la propaganda que utiliza talento femenino para difundir un mensaje e imágenes de empoderamiento a la mujer.


Si se utiliza el feminismo para justificar opiniones xenofóbicas y/o racistas es purple-washingngsu imagen. En otras palabras, disfrazan el femvertising con el purple-washing. Utilizan mujeres y tratan de infundir mensajes de empoderamiento femenino pero siguen reforzando estereotipos de género.


Por ejemplo, el 8 de marzo del 2021, Burger King UK decidió unirse a la lucha feminista y a la conmemoración del Día Internacional de la Mujer al publicar en su cuenta de Twitter:

“Las mujeres pertenecen a la cocina” para luego comentar “si ellas lo deciden, por su puesto. Y aún así solo el 20% de chefs son mujeres. Estamos en la misión de cambiar el radio de género en la industria de los restaurantes al empoderar a las trabajadoras a perseguir una carrera culinaria.”

Si bien el mensaje buscaba empoderar a las mujeres a seguir una carrera culinaria, este lo hace mediante un micromachismo que refuerza estereotipos de género.


Formas de identificar el purple-washing

  1. Si se utiliza el feminismo para justificar opiniones xenofóbicas y/o racistas es purple-washing

  2. Si el mensaje utiliza micro-machismos (palabras o conceptos) es purple-washing

  3. Si el mensaje refuerza prejuicios y estereotipos de género es purple-washing

  4. Si el mensaje es pro-mujeres pero las acciones son contradictorias es purple-washing. (Doble discurso) (Ejemplo, dan mensajes pro-mujer pero donan o apoyan a personas o empresas abiertamente discriminatorias.)

Hacer propaganda o publicidad pro-mujer (Femvertising) no tiene un efecto negativo en su imagen, si está bien pensado y ejecutado. Por eso, para cualquier campaña con enfoque de género y de equidad, pueden contar con Efecto Boomerang. Elena Faba, co-fundadora de Efecto Boomerang, es una especialista en marketing digital y femvertising. Asegure que sus mensajes van de acuerdo a la mentalidad corporativa y que sus acciones refuercen dicho mensaje. Únase al cambio en pro de la equidad y del empoderamiento real. ¡Contáctenos ya!

19 views0 comments