• Cesar H.

Liberemos los lugares de convivencia del racismo sistemático

Updated: Jul 17

En mi país no existe el racismo. Yo no veo color yo solo veo personas. Yo no hablo de esos temas porque me siento incómodo. No soy racista tengo amigos de color. Yo también he sido víctima de discriminación por ser diferente.

Con la revolución, marchas y la fuerte lucha por eliminar la violencia policial, la discriminación, el racismo desde el asesinato de George Floyd y otras personas afrodescendientes, se ha traído a la superficie la necesidad de por fin hablar de temas que no todas las personas se sienten cómodas de atacar como lo son el racismo sistemático y el privilegio blanco internalizado.

Efecto Boomerang busca incentivar el auto análisis y la educación de cómo hablar sobre el racismo e identificar las mismas acciones, o falte de, que llevaron a esta comunidad y a las personas aliadas a rebelarse contra un sistema de injusticia y segregación “silenciosa”.


¿Cómo puedo convertirme en una persona aliada?


¡Yo no soy racista! Fue un simple chiste, humor como le dicen. Yo prefiero no meterme en esos temas mejor evitar la confrontación con los demás.


Primero que todo hay que hablar y no caer en el error del silencio blanco (white silence). ¿Cuántos de nosotros y nosotras hemos estado presentes durante un chiste racista? Y ¿cuántas personas que estuvieron presente se rieron y cuantas callaron? Si está leyendo esto y esta asintiendo, sabe a lo que me refiero.


Parte del problema con el racismo silencioso y sistematizado es desafiar el status quo. El callar y no “retar” a dichas personas por dichos comentarios y reafirmar sus comportamientos es parte del problema. Se calla para “proteger” la susceptibilidades de las personas “blancas” lo que nos hace participes del problema. He estado leyendo el libro White Fragility o Fragilidad Blanca por Robin DiAngelo donde se busca incentivar el diálogo para la educación. Así mismo, este libro brinda material de apoyo para abordar estas conversaciones de una manera segura, puesto que la persona a la que se trata de llegar va a ofrecer resistencia y negación sobre la presencia de algún tipo de discriminación en dichos comentarios, imitaciones o expresiones.


¿Qué es “color-blindness”?


Yo no veo color yo solo veo personas.

Aunque bien intencionado, el no ver colores o razas ha sido una frase tergiversada que implica ignorar la existencia del color, la raza y por ende sus dificultades, nuestras propias actitudes discriminatorias y la imposibilidad de identificarnos como un grupo racial distinto. Aceptar la existencia de la raza o de “colores” ayuda a crear conciencia en las personas para así ver donde yace nuestro privilegio y beneficios por defecto como personas “blancas”.

No ver colores como forma de ignorar la raza y sus problemas lleva a declaraciones como “all lives matter” (todas las vidas importan), que es una forma de proteger el privilegio blanco e ignorar que las vidas de las personas afrodescendientes, contrario a la de las personas blancas, si están en peligro y en juego.


¿Por qué decir "all lives matter" está mal?


¡Mi vida también importa!

Y en ningún momento se ha dicho lo contrario. He visto tantas explicaciones, vídeos, imágenes y mofas de la frase “all lives matter”. Decir esto es negar que las vidas de las personas afrodescendientes están en riesgo. Decir esto es una forma que la persona usa para excluirse por la misma segregación sistematizada a la que la población ha sido sometida. Que una persona blanca diga “all lives matter” es una forma de victimizarse aunque nunca hayan sido discriminadas o agredidas por un sistema político blanco. Decir esto es afirmar que ya vivimos en un mundo igual y justo, y tristemente, no es así.


Black lives matter” quiere decir que las vidas de las personas afrodescendientes son importante. Esta frase busca traer conciencia de como esta población es diariamente agredida, discriminada y vista de forma distinta por miembros de la policía, miembros de otras comunidades y hasta el mismo sistema político.


Sí, todas las vidas importan pero no todas las vidas están en peligro diariamente.

¿Cómo combatir estos actos de injusticia racial?

Si todas las vidas importan, demostrémoslo. Comentarios, burlas, chistes y discriminación de todo tipo debe ser desafiadas. Digámoslo en el momento: “Me parece que ese comentario no es apropiado y se basa en un prejuicio.” No mantengamos el silencio, no seamos cómplices.

Eduquémonos, si nos estás leyendo vas por buen camino pero este es solo el inicio. Lea, hay muchos libros que tratan de este tema como por ejemplo: White Fragility: Why It's So Hard for White People to Talk About Racism por Robin DiAngelo, Me and White Supremacy: Combat Racism, Change the World, and Become a Good Ancestor por Layla F. Saad, Entre el Mundo y Yo por Ta-Nehisi Coates, Americanah por Ngozi Adichie. Busquemos vídeos informativos o hasta documentales que cubran estos temas. Por ejemplo, Netflix ofrece: 13th hace un recorrido desde el origen de las cárceles Estadounidenses y de la “criminalización” de esta población.


Escuchemos y diversifiquemos nuestras redes y círculos, hay muchas personas que han hablado del tema como Karla Scott y su charla “Clase Antirracista. ¿Cómo entender y ser parte de la lucha antirracista?”, además de sus perfiles en redes sociales que buscan ayudar a crear conciencia. Así mismo, use su poder y su privilegio para denunciar o hasta hacer echo de cómo otras personas denuncian.


Hay muchas formas de ser una aliada o aliado, hay muchos lugares donde empezar, hay muchas batallas en las cuales tenemos que participar para erradicar estos comportamientos. Considere sus privilegios antes de juzgar y sea una persona empática, no trate de “ponerse” en los zapatos de alguien más porque no se puede entender los sufrimientos de otras personas, pero no seamos parte del problema. “Yo no soy racista porque soy buena persona” es un mal entendido puesto que muchas veces se es racista sin darse cuenta.

0 views
  • Facebook
  • Instagram
  • LinkedIn
  • Twitter

Efecto Boomerang SRL - Derechos Reservados ®