¿Qué es un sistema de gestión para la igualdad de género (SIGIG)?

Los sistemas de gestión se utilizan para garantizar que se tiene las herramientas para la calidad, la responsabilidad ambiental u otros temas complejos en las empresas. También se utilizan para ordenar los procesos que permiten garantizar la equidad y avanzar hacia la igualdad de género en la empresa.


Una confesión: no soy muy bueno con las herramientas. Mi papá intentó transmitirme ese gusto cuando era niño, pero fracasó en ese objetivo. Sí tengo un cierto gusto por las ferreterías, pero no lo suficiente como para dedicarme a trabajos de carpintería o fontanería. Mis cursos de Ingeniería Industrial llevaban más de conectar procesos que piezas; lo mío es dar forma a las organizaciones. Sin embargo, después de todo lo que les cuento, me gusta pensar en los sistemas de gestión como cajas de herramientas.


Los sistemas de gestión son la forma en la cual una empresa o institución establece sus políticas sobre algún tema de interés (por ejemplo, la calidad, la responsabilidad ambiental, la seguridad y salud ocupacional…), define objetivos al respecto y trabaja en función de alcanzarlos. Para considerar estos pasos, las organizaciones deben coordinar muchos elementos distintos: personas, infraestructura, procedimientos, regulaciones, cultura institucional, clima de trabajo, relaciones con partes externas, entre otros. Para ello, se implementa políticas, objetivos, procedimientos, indicadores, auditorías, revisiones y acciones correctivas; estas son las herramientas de la caja.


Desde la década de 1980, las organizaciones pueden además certificar sus sistemas de gestión con algunos de los estándares o normas disponibles para ello. Por ejemplo, si una empresa quiere trabajar en la gestión de su calidad, puede implementar un sistema de gestión basado en la norma internacional ISO 9001; además, puede contratar un ente independiente y competente para que éste evalúe cómo cumple con los requisitos de esa misma norma, y emitir un certificado donde dé fe de ese cumplimiento.


En 2013, Costa Rica desarrolló una norma técnica nacional en materia de igualdad de género en el ámbito laboral. Esa norma se llamó en aquel entonces “INTE 38-01-01” y ahora se llama “INTE G38”. Su objetivo es que las empresas y las instituciones puedan desarrollar y certificar el buen manejo que realizan de sus operaciones para favorecer la igualdad de género en la gestión del personal y en sus servicios. Desde entonces se utiliza el acrónimo SIGIG para referirse a este tipo de sistemas de gestión: “Sistema de Gestión para la Igualdad de Género en el ámbito laboral”. Para desarrollarla, se utilizó como referencia un primer documento que había desarrollado INAMU años antes con un objetivo similar.


La norma INTE G38, como todos los estándares nacionales o internacionales que definen los requisitos para certificar un sistema de gestión, incluye capítulos para referirse a:


1. Cómo tener en cuenta el contexto y a las partes externas en el SIGIG.

2. Cómo debe participar la alta dirección en el SIGIG con su compromiso, mediante una política y estableciendo las responsabilidades pertinentes en toda la organización.

3. Cómo planificar lo que se quiere lograr en el SIGIG, teniendo en cuenta riesgos y oportunidades.

4. Con cuáles recursos se debe contar para garantizar que el SIGIG va a trabajar adecuadamente, incluyendo la gestión del personal.

5. Cuáles actividades deben ser observadas y controladas para asegurar que se promueve la igualdad de género.

6. Cómo se va a monitorear los avances y el cumplimiento de los requisitos.

7. Cómo desarrollar planes y acciones que mejoren los resultados continuamente.


La norma INTE G38 tuvo una primera versión en 2013, una reedición en 2015 y en 2021 tuvo cambios significativos que les contaremos en otra publicación. En ellos, además, se tiene en cuenta algunos requisitos que deberán cumplir todas las instituciones públicas que deseen establecer un SIGIG para optimizar su trabajo en igualdad de género.


Es importante reconocer que, como caja de herramientas, el éxito no está asegurado al 100%. Por ejemplo, en mis manos, una caja de herramientas de carpintería no podría hacer tanto como en manos de una persona experta o apasionada por trabajar la madera. Pasa lo mismo en las empresas e instituciones: sin un buen liderazgo y sin personal entrenado para emplearlas, las herramientas de un SIGIG pueden parecer puramente accesorias. Sin embargo, cuando la organización se compromete a formar a las personas que utilizarán las herramientas del SIGIG.


Si desea implementar un sistema de gestión para la igualdad y la inclusión en su organización, contáctenos.

35 visualizaciones0 comentarios
logo-boom-1080x350px.png